Los árboles podrían revertir el cambio climático, y Etiopía sembró 353 millones en un día

Aunque lógicamente sabemos que las plantas son beneficiosas (y necesarias) para nuestro bienestar y supervivencia, generalmente no hacemos lo suficiente para preservar la belleza natural que nos rodea. En nuestro paisajismo casero, podríamos despejar las cosas que crecen a favor de una capa de una pulgada de rocas, lo que puede proporcionar un mejor control de malezas, o talar árboles para dar paso a otro edificio de oficinas o a un rascacielos. Como dice la canción, pavimentamos el paraíso para construir un estacionamiento. Ello, entre otros factores, ha llevado a nuestra situación actual: un mundo que se enfrenta a los graves efectos del cambio climático en el aquí y ahora, en lugar de en el futuro lejano.

Aunque hay muchas soluciones posibles que podrían permitirnos revertir potencialmente la tendencia, una de las más obvias — y más desalentadoras, para algunos — es simplemente plantar algunos árboles. Muchos más árboles, por casualidad. Al menos un país está haciendo su parte para hacer mella en el número de árboles jóvenes que necesitan echar raíces para que el planeta prospere. Pero la pregunta es: ¿será suficiente?

Dependemos de los árboles para muchos aspectos de la vida diaria. Si usted vive en los Estados Unidos, es muy probable que tenga pisos de madera dura, que provienen de árboles que pueden tardar más de 20 años en alcanzar su plena madurez. Incluso si usted tiene alfombras en su casa, probablemente tenga estantes de madera, puertas, mesas, sillas e innumerables otros elementos incluidos en su diseño o estructura interior. También puede tener árboles creciendo en su jardín, ya que arbustos y árboles bien mantenidos pueden aumentar el valor de la propiedad hasta en un 14%. Pero por mucho que nos guste ver madera dentro y alrededor de nuestras casas, no necesariamente estamos haciendo lo suficiente para asegurar que estos recursos sean renovables.

Y según los expertos, es esencial plantar más árboles de los que necesitamos para esos fines con el fin de luchar contra el cambio climático. El secuestro de carbono, que describe el proceso que permite a las plantas absorber carbono de la atmósfera y almacenarlo mediante la fotosíntesis, es una forma viable de reducir el dióxido de carbono (conocido como el gas de efecto invernadero más comúnmente producido) en la atmósfera. Las estimaciones muestran que los bosques de Estados Unidos actualmente compensan entre el 10% y el 20% de las emisiones anuales de combustibles fósiles de Estados Unidos, pero eso ciertamente no es suficiente para frenar el impacto del cambio climático. La organización conservacionista sin fines de lucro American Forests ha creado una legislación que exige que los Estados Unidos planten 16.000 millones de árboles en todo el país para el año 2050 con el fin de tener la esperanza de revertir la tendencia.

Hasta ahora, sin embargo, Estados Unidos se está quedando atrás. Pero Etiopía decidió no quedarse esperando. En cambio, el país lanzó su campaña Green Legacy para plantar 4.000 millones de árboles en 2020 en un esfuerzo por reducir la deforestación, mitigar los efectos del cambio climático y restaurar el suelo. Aunque el suelo almacena aproximadamente el 0,01% del agua total de la Tierra dentro de sus poros, la plantación de árboles puede hacer maravillas para la salud del suelo y la erosión, así como para la reducción de emisiones.

Aunque Etiopía es la segunda nación más poblada de África, la meta de planear 4 millones de árboles jóvenes entre mayo y octubre les pareció elevada a algunos. Pero en sólo 12 horas el 29 de julio, los residentes plantaron la asombrosa cantidad de 353.633.660 árboles. El esfuerzo estableció un nuevo récord mundial por el número de árboles plantados en un solo día y demuestra la dedicación del país para mejorar la calidad de vida. Etiopía ya ha sufrido los efectos negativos del cambio climático, incluidas las inundaciones repentinas, las sequías graves y la escasez de alimentos.

Etiopía parece estar a la cabeza en cuanto a la plantación de árboles, aunque a algunos les preocupa que estos esfuerzos puedan tener consecuencias imprevistas que podrían empeorar la situación. Sin embargo, si realmente queremos detener o al menos frenar el cambio climático, los expertos dicen que otras naciones tendrán que seguir sus pasos y empezar a poner árboles jóvenes en el suelo.